Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (Política de Cookies).

lunes 21 de mayo del 2018
Publicidad

Info Noticias Canarias

Tú Periódico Digital

Titular

Podemos denuncia que la Ley canaria de Memoria Histórica “llega con una década de retraso”

Manuel Marrero espera que “sea mejorada sustancialmente” con las enmiendas y “cuente con un presupuesto asegurado para cumplir sus fines”.

Manuel Marrero, diputado del Grupo Parlamentario Podemos Canarias, ha asegurado este martes en la Cámara regional que el Archipiélago “llega con una década de retraso” en la aprobación de una Ley de Memoria Histórica que “intente aportar una solución satisfactoria a un importantísimo asunto aún no resuelto en nuestra sociedad: hacer justicia, buscar la verdad y propiciar la consiguiente reparación para las miles de víctimas que se han producido en estas islas a partir del golpe de estado de 1936”. “Es, por tanto, una deuda inaplazable que tenemos con la sociedad canaria”, aseguró Marrero antes de incidir en que el texto “sea mejorado sustancialmente con las enmiendas que se presenten, y de manera especial, que cuente con un presupuesto asegurado para cumplir sus fines”, tal y como demandan las asociaciones canarias de la Memoria Histórica y el Colectivo Sin identidad de bebés robados “Una Ley es útil para la ciudadanía si reconoce, regula y resuelve los problemas que la hacen nacer. De lo contrario, corre el riesgo de parecer una pose estética, para intentar quedar bien y acallar conciencias”, ha asegurado el diputado de la formación morada. Dos grandes escollos Marrero reconoció que “tenemos dos grandes escollos a nivel estatal, que hay que enfrentar”, tales como la Ley de Amnistía de 1977, “que se consideró como una Ley de punto final y que ha sido señalada como inadmisible por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”, y la Ley de Memoria Histórica de 2007, “considerada por muchos como una ley de buenos propósitos y de algunos fracasos y que necesita mejorarse, cumplirse y dotarse de medios”. Por ejemplo, desde los presupuestos para 2013 “la ley quedó derogada de facto, al dejarla Rajoy sin asignación presupuestaria. Y así seguimos en 2018, con cero euros para dar cumplimiento a esta Ley”. “Los herederos políticos del franquismo se empeñan en que las víctimas sean invisibles, que se resignen. Quieren que no reclamen sus derechos y se queden en las cunetas del olvido. Hay que recordarles que sin reparación no hay justicia posible”, afirmó. Durante su intervención de este martes en el Parlamento de Canarias, Marrero mencionó a las víctimas: cargos públicos, maestras y maestros de la República, sindicalistas, miembros de sociedades obreras, mujeres presas políticas, al colectivo LGTBI “que sufrió abusos y persecución”, y a los innumerables bebés robados desde el golpe de Estado hasta finales de los años 90. “Debemos recordar a los cargos públicos que, por defender la democracia, la legalidad constitucional, los derechos y libertades, fueron vilmente asesinados por falangistas y miembros del ejército franquista: los que estuvieron en Fyffes o en La Isleta, aquellos que arrojaron por la Marfea o por la Sima de Jinámar, los enterrados en fosas comunes en Tenerife y en La Palma, los encarcelados y represaliados de Lanzarote, Fuerteventura, El Hierro o La Gomera. Los presos políticos trasladados desde la Península a Canarias. A todos ellos los tenemos en el recuerdo”, incidió. En este sentido, dijo que “más de 130.000 desaparecidos forzosos en todo el Estado siguen repartidos en más de 2.500 fosas comunes o tragados por el mar, la gran fosa común en Canarias”, y que miles de bebés robados “siguen sin tener una mínima consideración en nuestras leyes”. Razón moral e histórica “Es urgente y prioritaria la localización, exhumación y entierro digno de las víctimas que todavía yacen en el anonimato. Sus familiares, muchos en segunda y tercera generación, necesitan hacerlo y siguen luchando para conseguirlo. Este Parlamento no los puede defraudar”, remachó. Para Marrero, “no cabe duda de que la sombra de Franco es alargada, como ejemplos, tenemos el callejero de nuestros pueblos con monumentos, placas y conmemoraciones de siniestros personajes golpistas”. “Los crímenes de lesa humanidad, como los del franquismo, ni prescriben ni son susceptibles de ser amnistiados. Sigue creciendo la Marea de la Memoria y la Justicia, con la razón moral y la razón histórica. Las asociaciones de víctimas ya no pueden seguir esperando más y reclaman Justicia, Verdad y Reparación. Estoy convencido de que podemos hacerlo y lo vamos a hacer”, concluyó.