Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí (Política de Cookies).

viernes 23 de febrero del 2018
Publicidad

Info Noticias Canarias

Tú Periódico Digital

Titular

Artículo de opinión de Guayarmina Méndez

Y sí, llegó el gran día. El grupo municipal del Partido Popular y los concejales no adscritos blandían sonrientes su particular bastón de mando del Consejo de Administración del complejo Acude, arrebatándoselo al Ayuntamiento de la Villa Marinera.

Esta situación se debe a la falta de previsión, gestión y proyecto, provocando, además de consecuencias legales, un importante riesgo en la prestación de los servicios y en la estabilidad laboral de sus trabajadores. Ante esta situación, el grupo de gobierno (PSOE y Alpa-NC) ha iniciado el proceso de disolución y liquidación de la entidad, perjudicando notablemente a nuestros vecinos ya que es el único lugar de esparcimiento deportivo del municipio. Por todo ello me hago las siguientes preguntas: ¿Cómo van a poder gestionar un ayuntamiento si no han sabido reconducir la situación de la empresa pública? ¿Cuál era la verdadera intención del grupo de la oposición en el control del consejo de administración de Acude? ¿Los miembros del grupo Municipal del Partido Popular y los concejales tránsfuga de Coalición Canaria tenían algún plan de reconducción de la situación de la empresa pública? La respuesta a estas preguntas es NO. No tenían ningún proyecto para reconducir la inestabilidad financiera del ente público y la verdadera intención del grupo de la oposición era demostrar la inestabilidad política de la corporación local. Sin embargo, sus juegos políticos solo han conseguido agudizar aún más el agujero financiero al que estaba abocado ACUDE. A la vista está que tanto al PP como a los nuevos de CC no les importa la nueva situación, pero nos quedará en el recuerdo como el dominio del consejo administrativo de una ya obsoleta empresa pública, la que era el bastión de guerra entre el grupo municipal y la oposición, aquel enfrentamiento en el que nuestros vecinos del Valle se vieron inmersos en la gran polémica suscitada por la apertura y simple gestión de la piscina, la cual todavía no se ha aclarado si está dentro de las competencias del ente público (A.C.U.D.E) o del Ayuntamiento de la Villa de Agaete. Además, quedará el recuerdo de los plenos de estos últimos dos años y medio, en los que tanto oposición como grupo de gobierno discutían por los preceptos de los reglamentos mientras los ciudadanos escuchaban atónitos la retrasmisión en directo de las salidas de tono de algunos concejales, creando un ambiente hostil con reproches, en los que han demostrado que les importa muy poco la situación que padece nuestro municipio. En definitiva, no han sabido gestionar los egos de los diferentes líderes políticos para buscar el consenso y el bienestar de la mayoría de nuestros vecinos. Ciudadanos va a seguir trabajando como hasta ahora, porque Agaete necesita un proyecto limpio, reformista y sin complejos. Quizás sea el momento de plantear la situación desde otro punto de vista, demostrar que se puede gobernar para las personas y no para los partidos; que se pueden priorizar las políticas sociales, acabando de una vez por todas con los intereses partidistas y mirando por el bienestar de todos y cada uno de los agaetenses. *Guayarmina Méndez es la coordinadora de la agrupación de Cs en Agaete